in

La obesidad está relacionada con el desarrollo de enfermedades cerebrales

Siempre enfatizamos la importancia de hacer ejercicio y llevar una buena alimentación. Nos ayuda a tener una buena condición física pero además ayuda increíblemente a nuestra salud mental. Ahora una investigación actual relacionan la obesidad con la disfunción cerebral, y es que un grupo de científicos analizó escaneos de neuroimágenes funcionales utilizando tomografías computarizadas de más de diecisiete mil personas para medir el flujo sanguíneo y la actividad cerebral.

El bajo flujo sanguíneo cerebral predice si una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer. También se asocia con la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, las lesiones cerebrales traumáticas, las adicciones, el suicidio y otras afecciones.

La investigación mostró que el sobrepeso y la obesidad afectan la actividad cerebral y aumentan el riesgo de padecer enfermedades como Alzheimer, así como otras condiciones psiquiátricas y cognitivas.

Se encontraron patrones de reducción progresiva del flujo sanguíneo en casi todas las regiones del cerebro en las categorías de bajo peso, peso normal, sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida. Se observaron estos patrones mientras los participantes se encontraban en reposo y mientras realizaban tareas de concentración.

Este estudio destaca la necesidad de abordar la obesidad para mejorar la función cerebral, prevención de la enfermedad de Alzheimer o intentos de optimizar la cognición en poblaciones más jóvenes.

Hoy sabemos que la obesidad aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades como diabetes o hipertensión. Hoy en día los médicos han enfatizado la obesidad como una de las condiciones que hacen más graves los padecimientos por el coronavirus COVID 19.