in

¡Piensa como ganador y triunfarás!

Para ser un ganador tienes que pensar como tal. El éxito en cualquier área de la vida, desde el deporte hasta los negocios, pasando por las relaciones sociales y la superación personal, se basa en gran parte en una sola cosa: el pensamiento positivo.

Mientras que muchas personas tienden a preocuparse y concentrarse en lo que va mal en sus vidas, los ganadores se centran en lo que va a ir bien, manteniendo expectativas positivas y anticipando el triunfo para ganar.

 

 

Pero, ¿qué es un ganador? Ser ganador es simplemente no renunciar a conseguir aquellas metas que, si se apuesta por el esfuerzo, pueden llegar a ser alcanzadas. Dicho de otro modo, tener una mentalidad ganadora implica no dejarse llevar por las múltiples excusas que muchas veces nos ponemos para no salir de nuestra zona de confort.

Posiblemente ya todo esto lo sabías. Sucede muchas veces que, nos dicen lo que hay que hacer, sin embargo, casi nunca nos mencionan el cómo; por ello, en este video te damos cinco claves para que comiences a pensar como ganador.

 

#1: Para subir primero hay que caer

Toma en cuenta que todos, sin excepción, alguna vez hemos fracasado, la diferencia es que los ganadores pese a esa derrota no desisten, al contrario, se levantan y continúan luchando. Aprenden del error y están conscientes de que este aprendizaje les servirá para su futuro. Si en algún momento, las cosas no resultan como esperabas, tómate tu tiempo para asimilarlo, pero levántate. Piensa en el por qué pudo ocurrir, repáralo y verás que no volverás a cometer ese error.

 

#2: Lo pequeño te lleva a lo grande

Todos tenemos que empezar por algo para ir creciendo, no te presiones por comenzar con una empresa grande o por conseguir el puesto principal, si puedes hacerlo, adelante, pero no te fuerces de más porque terminarás cansado y frustrado. No tienes que intentar hacer algo difícil desde cero. Trata de hacerlo en pequeño, concéntrate en un objetivo a la vez, para que poco a poco alcances tu meta.

 

#3: Tu mayor enemigo eres tú

Muchas veces tenemos la idea errónea de que hay personas que conspiran contra nosotros. Es fácil creer que alguien está tramando un plan malvado para descarrilar nuestro éxito o desanimarlo, pero en realidad, la mayoría de las personas están demasiado obsesionadas consigo mismas para tener el tiempo de preocuparse por sabotear nuestras vidas. Aunque parezca increíble, nosotros mismos somos quienes saboteamos nuestro trabajo; así que no te detengas, no pares de descubrirte, toma riesgos, e identifica lo que eres, lo que quieres para ti y tus metas u objetivos, no para perseguirlos, sino para conseguirlos.

#4: Rodéate de gente positiva

El estado de ánimo de las personas que nos rodean puede tener un gran impacto en nuestras propias emociones y actitudes. Por eso es importante tener mucho cuidado a la hora de permitir que alguien ingrese a nuestro círculo de relaciones personales; sin embargo, no significa que cortemos de tajo con esas personas, en algunas ocasiones podemos actuar como equilibradores al animar a otros a centrarse en el lado más positivo de las cosas y en lugar de que ellos nos contagien con mala vibra, nosotros podemos contagiarlos con energía positiva, solo hay que tener mucho cuidado en este aspecto.

 

#5: Sé agradecido

Esta última clave es maravillosa, ya que los campeones no se quejan, sino que encuentran oportunidades de crecimiento en lo que puede salir mal. Ellos aprecian todas sus experiencias y son agradecidos por ello. De acuerdo con varias investigaciones, ser agradecidos puede aumentar nuestra felicidad. La implementación de una práctica de gratitud puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo, debido a que visualizamos los aspectos positivos que tenemos en nuestra vida.

 

Cambiar nuestros pensamientos no es fácil y, como todo, requiere práctica. Si dedicamos solo unos minutos cada día en poner en práctica estas cinco claves, poco a poco iremos notando un cambio, ya que, como vimos, tu estado mental tiene un efecto directo sobre el éxito, así que no te desanimes si de inmediato no ves resultados, se trata de paciencia, al final verás que es más simple de lo que piensas.