in ,

Toma el control de tu vida

¿Alguna vez sentiste que tu vida no es lo que quieres, alguna vez sentiste que no avanzabas, que cada año que pasaba siempre era lo mismo? Esto se debe a cinco obstáculos que has permitido que controlen tu vida, por eso, en este video te explicamos cuáles son  y cómo luchar contra ellos, para que comiences a vivir de manera extraordinaria.

 

Primer obstáculo: TU PASADO. No permitas que tu pasado controle tu presente, ni tu futuro. Cada minuto es único e irrepetible, por lo que es importante vivirlo plenamente y no perderlo preocupándonos por lo que ya pasó o por lo que no podemos tener. Una forma para dejar de enfocarte en lo que te sucedió es haciendo un análisis honesto de las emociones que te están afectando, para ver cuál es la causa de ellas y así, darte cuenta qué es lo que estás cargando, es decir, a qué te estás aferrando, así podrás trabajar en esos aspectos de tu vida. Además podrás utilizar esas experiencias como inspiración, como aprendizaje y como recordatorio. Recuerda que el ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo y es por eso que se llama PRESENTE. Sigue adelante, y aprende del pasado.

 

 

Segundo obstáculo: LA OPINIÓN DE LOS DEMÁS. Criticar y hablar mal de los demás, es un indicador de que tu vida es miserable, por eso cuida lo que dices de otras personas y toma en cuenta que si tú eres el blanco de esas habladurías es porque algo estás haciendo bien, tanto que a ellos les molesta. Conforme avances en tus metas, será más fácil recibir malas críticas; escúchalas y analiza cuáles pueden ayudarte a crecer, mientras que desecha aquellas que están llenas de negatividad y envidia. Algo muy importante en este punto es no tomarte en serio esas opiniones, porque al hacerlo, mermarán tus avances, hasta el grado de que tú solo o sola sabotees tu trabajo. Al contrario, si cada vez escuchas comentarios negativos de ti o de tu sueño, debes alegrarte, porque significa que estás teniendo éxito, así que no te detengas, ¡continúa!

 

Tercer obstáculo: ESCASEZ.  La escasez es una manera de saciar tu propio ego cuando otros logran acercarse o cumplir sus objetivos con justificaciones o excusas para infravalorar sus logros. Esta mentalidad hace que en vez de alegrarte por los éxitos ajenos, sientas envidia y rabia para justificar o rechazar que lo han conseguido por sus propios méritos. Cuando hablamos de escasez, seguramente te venga a la mente algo relacionado con la parte económica ¿Sabes por qué? Porque la mayoría de problemas de la sociedad están relacionados con el dinero. Lo realmente curioso es que culpamos al dinero cuando el verdadero problema es que no sabemos utilizarlo. No dejes que ciertos pensamientos limiten tu grandeza. Márcate metas grandes para mantener el impulso. Ten un objetivo claro de ¿por qué haces lo que haces? Esto te dará fuerzas cuando lleguen momentos difíciles. Debes CREER siempre en ti y los demás también lo harán, pero nunca pierdas la humildad y NUNCA DEJES DE APRENDER.

 

 

Cuarto obstáculo: EL ODIO Y LA ENVIDIA. Este punto está muy relacionado con el anterior, ya que como dije, la mentalidad de escasez produce odio y envidia, que son emociones que llevan a la destrucción, ya sea propia o de otras personas. En lugar de envidiar el éxito ajeno, ocúpate de darle fuerza a los demás, de ayudarles a que consigan sus metas, esto debe ser parte de tu misión, de tu filosofía de vida, ya que al hacerlo te permite aprender del que estas ayudando y te permite crear lazos con las personas. Recuerda que el ayudar al éxito de los demás, es parte de tu éxito.

 

Quinto obstáculo: TUS FALLOS. Un secreto para obtener éxito es experimentar dolorosos fallos. Para mejorar es necesario fallar, así que no te sientas mal cuando fracases o cuando cometas un error, ya que hasta las grandes personalidades han fracaso alguna vez, como es el caso de Steve Jobs, fundador de Apple, que fue despedido de su propia empresa, pero logró recuperarla; Walt Disney, quien en algún momento fue despedido de un diario por no tener creativa e imaginación; o hasta el mismo Albert Einstein, que cuando era pequeño sus maestras decían que nunca aprendería mucho, porque era muy introvertido y no habló hasta los 4 años. Se trata de comprender que el fracaso es algo temporal y no durará toda la vida si se aprende de él. Ten presenten que el fallar es un mal necesario que te llevará al camino del éxito.