in ,

Ansiedad en tiempo de Coronavirus

Varios países del mundo nos encontramos en una situación de aislamiento, debido al incremento de casos del COVID-19 o Coronavirus en el planeta.

Trabajos en casa, niños sin escuela, museos y cines cerrados, eventos sociales cancelados e incluso fronteras cerradas, son algunos de los ejemplos del aislamiento necesario que debemos de tomar para evitar más contagios de este nuevo virus que se origino en China.

Esta es la realidad de muchas personas, que se han visto obligadas a tomar medidas de aislamiento para frenar la propagación del Coronavirus. El aumento de aislamiento social y las rutinas diarias interrumpidas pueden llevar a la ansiedad y paranoia.

También puedes leer: Descubren cómo calmar la ansiedad con señales de seguridad

Si el COVID-19 despierta angustia  “no se debe descartar la consulta con un terapeuta para hacer un abordaje desde la propia historia personal”

El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, hablaba de 3 fuentes de sufrimiento a las que el individuo debe enfrentarse a lo largo de su vida: catástrofes naturales, relaciones interpersonales y miedo a enfermarse. En esta situación con el coronavirus se dan las tres cosas.

Según investigaciones la mayoría de los casos revisados de personas que transitan una cuarentena, ​​registraron efectos psicológicos negativos, incluidos síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo.

La separación de los seres queridos, la pérdida de libertad, la incertidumbre sobre el estado de la enfermedad y el aburrimiento pueden, en ocasiones, crear efectos dramáticos.

Por eso hay que estar bien informado, tener una rutina en casa. Si tienes niños, enséñalos a hacer limpieza, doblar ropa, actividades que eviten el aburrimiento; lean libros, si no tienen físicos, hay muchos en internet. Habla con tus familiares, con amigos. Recuerda que esto no es para siempre, es una medida de prevención y vas a volver a tener tu vida normal.