in

Los síntomas físicos de la tensión y nerviosismo

Cuando te estresas mucho, mandas mucha sangre a tu cuerpo que hace que se tense, es por eso que tenemos síntomas físicos cuando nos encontramos en grandes niveles de tensión y nerviosismo.

 

Comúnmente las molestias que pueden llegar a sentirse en el cuerpo son:

  • Dolor
  • Ardor
  • Comezón
  • Debilidad
  • Sensación de frio
  • Ronchas
  • Hormigueo
  • Entumecimiento

Cada vez que te estresas por algo y que sientes algún tipo de peligro que afecte tu bienestar físico, tu corazón bombea mucha sangre a tus extremidades. Este tipo de tensiones se van a esas partes específicamente para tu defensa o huida.
Nuestro cerebro activa este tipo de sistema porque te has aguantado muchas cosas y esta es la única forma en la que reacciona tu cuerpo, porque inconscientemente quieres defenderte.

 

Decir que no, poner tus limites, defender tus derechos, no decir lo que piensas, afectan directamente a tu cuerpo. Probablemente no lo haces porque te da miedo el rechazo o el qué dirán, pero gracias a guardarte esas emociones, toda la energía que ha generado tu cuerpo y está acumulada, se presenta con molestias.

¿Qué podemos hacer al respecto?

  • Sacude tus manos, tus pies, tus brazos para que la tensión se vaya hacia otro lado.
  • Determina los momentos en los que tu cuerpo manda toda esa cantidad de sangre para que relajes tu cuerpo, respires profundo y puedas mandarle oxigeno a tu cuerpo para que deje de tensarse.
  • Medita sobre los espacios para ti mismo dentro de las cosas que haces, es decir, las cosas que quieres opinar, los límites que quieres poner.
  • Estírate siempre, cada vez que despiertes, cuando salgas de bañarte, antes y después de hacer ejercicio, etc.

Por ultimo, cada vez que sientas algo incomodo con tu cuerpo, y sabes perfectamente que no tienes ninguna enfermedad física, no te alarmes, significa que debes recuperar tu equilibrio mental, y cuando lo haces, tu cuerpo se relaja porque le pusiste atención. Pero si esto sucede constantemente, puedes ayudarte con suplementos alimenticios, aprende a relajarte y dejar de generar pensamientos que te causen estrés con mucha frecuencia.