in

Descubren cómo calmar la ansiedad con «señales de seguridad»

Investigadores de la Universidad de Yale crearon una terapia alternativa para tratar a personas con ansiedad.

Para algunas personas, uno de cada tres eventos o situaciones cotidianas que pueden parecer normales y no representar peligro alguno, puede causarles un miedo capaz de incapacitarlos o causar desórdenes relacionados con el estrés y la ansiedad. Muchas de estas personas no encuentran alivio suficiente en las terapias existentes.

Esto quiere decir que estas personas tienen que vivir con estos ataques de pánico y miedo que los incapacita, por ello la Universidad de Yale y Medicina Weill Cornell se propuso a investigar nuevas formas para combatir este tipo de ansiedad con una premisa simple: «cuando estés delante de un desencadenante de pánico excesivo, usa una señal de seguridad».

De acuerdo con los científicos, tanto en los humanos como en los ratones el uso de un símbolo o un sonido que no está asociado con eventos adversos puede disminuir la ansiedad por medio de una red cerebral totalmente diferente a aquella activada por la terapia de comportamiento actual.

También puedes leer: Ansiedad en tiempo de Coronavirus

«Una señal de seguridad puede ser una pieza musical, una persona, o incluso un artículo como un animal de peluche que represente la ausencia de peligro», dijo Paola Odriozola, la coautora primaria y candidata para el Doctorado de psicología de Yale.

Este nuevo enfoque difiere a la terapia de comportamiento actual, que expone a los pacientes gradualmente a aquello que es la fuente de la ansiedad hasta que aprende que no representa una amenaza significante y la ansiedad disminuye. Aunque, para muchas personas este enfoque no funciona.

«La terapia basada en la exposición depende en la extinción del miedo, y aunque una nueva memoria de seguridad se forma durante este tipo de terapia, siempre compite con la memoria anterior de amenaza», explico Dylan Gee, profesor asistente de psicología en Yale y coautor Senior. «Esta competencia hace que las terapias actuales sean susceptibles a recaídas de pánico – pero nunca hay una memoria de amenaza asociada con las señales de seguridad».

Odriozola asegura que aunque la terapia de comportamiento y los antidepresivos pueden ser altamente efectivos, una parte de la población que sufre con este desorden no se beneficia de este enfoque o los beneficios que esta ofrece no resisten a largo plazo.