in ,

Biografía de Keanu Reeves , un famoso diferente

La película The Matrix llevó al éxito taquillero el nombre Keanu Reeves. Ante los lentes de las cámaras era uno de los galanes de Hollywood, con una fortuna y admirado alrededor del mundo. Pero para la sorpresa de muchos el no era como la mayoría.

La vida de este actor ha estado llena de grande tragedias personas. Ha convertido las experiencias difíciles en un aprendizaje que aplica en su vida diaria.

 

Una infancia difícil

Keanu Reeves nació en Beiru Líbano, el 2 de septiembre de 1964. Su padre era un estadounidense de origen hawaiano y chino. Su madre era de origen inglés y tuvo una hermana, dos años menor que él.

Su infancia estuvo marcada por el maltrato y alcoholismo de su padre, que los abandonó cuando el solo tenía 3 años.

Su mamá tuvo que trabajar en clubes nocturnos como striptease. Se caso con un director de Broadway se mudaron a Canadá- La unión duró solo un año.

Keanu era muy unido a su hermana, pues se ayudaban el uno al otro en la inestabilidad que vivían. Pero la familia debía pasar por otra dura prueba. La hermana del actor enfermó de leucemia y aunque superó la enfermedad, la experiencia del proceso lo dejó marcado.

Cuando Reeves creció decidió dedicarse a la actuación tras una lesión que le impulso jugar hockey, lo que consideraba su vocación.

Así fue cuando en uno de sus primeros rodajes conoció a quien se convertiría en su mejor amigo, River Phoenix (hermano de Joaquin Phoenix). Sin embargo el era adicto a las goras y murió de una sobredosis. Keanu se culpó mucho tiempo, porque pensaba que el pudo haber hecho algo más para ayudarlo.

Siguen la época difícil

En 1999, su novia Jennifer Syme, que era actriz y su asistente persona, estaba esperando un hijo de Reeves. Justo en el día de la Navidad, ella dio a luz a una niña, prematuramente. La pequeña nació muerta. Un año y medio después, tuvo un accidente automovilístico cuando se dirigía a una fiesta. Murió de inmediato.

Ha donado la mayor parte de su fortuna a organizaciones benéficas que luchan contra el cáncer, con la única condición que su nombre no sea mencionado.

Tuvo la decisión de llevar una vida sencilla, siempre ha repetido que ni el dinero ni la fama son importantes para el­­. Se le ha encontrado tomando transportes públicos, aviones comerciales y platicando de una manera muy tranquila con los curiosos que se le acercan.