in

Hábitos de las personas verdaderamente educadas

Hábitos de las personas verdaderamente educadas

Ser educado puede mejorar tu vida, te ayuda a tener mejores relaciones, ganar respeto y aumentar auto confianza. Ser grosero, puede hacer la vida mucho más difícil.

Aquí te diremos los hábitos de personas verdaderamente educadas y cómo puedes ser una persona más cortés.

1. SON EXCELENTES OYENTES

Las personas educadas siempre escuchan activamente. La escucha activa es el acto de concentrarse, comprender, responder y recordar lo que la otra persona dice. Quieres ser una persona oyente

  • Pon toda tu atención. Si tu atención se desvía, tráela de vuelta.
  • Mantén contacto visual y utiliza un lenguaje corporal positivo.
  • No interrumpas a menos que sea absolutamente necesario.

2. SONRÍEN A MENUDO

¿Alguna vez has considerado por qué a menudo quieres devolver la sonrisa cuando alguien sonríe?

Sonreír es (literalmente) contagioso.

En un estudio sueco, a los participantes se les mostró una foto de una cara sonriente y se les pidió que fruncieran el ceño. En lugar de fruncir el ceño, los participantes parecían imitar la expresión facial mostrada en la foto: ¡una sonrisa!

 

3. NO LES GUSTA QUEJARSE

Vale, hay un momento y un lugar para quejarse (de manera constructiva). Hay de quejas a quejas.
Las personas con quejas no constructivas llevan estas al extremo, quejándose de cada pequeño inconveniente.

En vez de quejarte de algo, escribe una lista de tres cosas por las que estás agradecido. Cada vez que estés a punto de quejarte, recuerda tu lista.

4. PIENSAN ANTES DE HABLAR

La gente educada piensa antes de hablar en todo momento.

  • No te sientas presionado a decir nada, nunca.
  • Si necesitas más tiempo para responder, está bien, sólo dilo.
  • Cuando te encuentres a punto de decir algo impulsivo, reconócelo, respira profundamente y piensa antes de responder.

 

5. NO CHISMEAN

Los chismes son algo que no deberíamos hacer, y punto. Cualquiera que desprecie los chismes le dirá que son inútiles, agotadores, molestos y despreciables.

Si estás iniciando chismes o participando de alguna manera, por favor, detente. No sólo puedes estar lastimando a alguien, sino que también estás agotando tu propia energía y positividad.

6. NO HACEN PROSELITISMO

Tener creencias y opiniones está bien. No está bien tratar de forzar sus creencias u opiniones a otra persona. La gente educada no hace proselitismo por nada.

 

7. RESPETAN LOS LÍMITES PERSONALES

Pocas cosas son más sagradas para la mayoría de las personas que el espacio personal. La violación del espacio personal de una persona educada puede resultar en un paso sutil en la dirección opuesta.

8. TRATAN A LOS DEMÁS COMO IGUALES

Tienen la reputación de tratar a todas las personas que conoce con dignidad y respeto, independientemente del llamado estatus. Las personas educadas tratan a los demás con respeto y como iguales.

 

9. NO JUZGAN A LOS DEMÁS

La gente verdaderamente educada no juzga a los demás. Juzgar a alguien es la personificación de la ignorancia, por no hablar de la grosería.