in

Qué es la positividad tóxica

¿Sabías que tener un positividad tóxica puede ser peor que la negatividad?

 

Cuantas veces hemos escuchado cuando estamos con el ánimo por los suelos “debes tener una actitud positiva”.

Claro, verle el lado bueno de las cosas es importante para no estar insoportable todo el día quejándote, pero ¡Cuidado! Esta actitud adoptada para tooodas las situaciones, puede ser la positividad tóxica.

 

Cualquier intento de escapar de lo negativo, termina fracasando. Si tu quieres evitar el sufrimiento solamente estas alargando otra forma de sufrimiento. La negación del fracaso es un fracaso».

Silenciar nuestras emociones negativas, nos lleva a una actitud falsamente positiva, que nos puede llevar a una estado tóxico.

 

Antonio Rodellar es un psicólogo sanitario y especialista en trastornos de ansiedad e hipnosis clínica, el comentó que «La paleta de colores emocional abarca emociones desreguladas, como la tristeza, la frustración, la rabia, la ansiedad o la envidia. No podemos obviar que, como seres humanos, tenemos ese rango de emociones que tienen una utilidad y que nos dan información sobre qué sucede en nuestro entorno y en nuestro cuerpo. No podemos ignorarlas».

Pero por favor no lo mal entiendas. Es sumamente importante  diferenciar la positividad tóxica de la psicología positiva.

El pesimista no nace, sino que se hace, no podemos combatir el pesimismo y transformar nuestros pensamientos negativos en otros más positivos.

 

Cuando te enfocas las cosas positivas de lo que nos va ocurriendo en la vida puede ser terapéutico y constructivo. El problema es que llevado al extremo podemos generar una capacidad muy baja de afrontar situaciones negativas.

 

Como antes te lo habíamos explicado, reprimir las emociones afecta a tu salud. Si escondes tus dificultades mentales tras una fachada de positividad tóxica, éstas serán reflejadas de formas alternativas en tu cuerpo, desde problemas en la piel hasta síndrome del intestino irritable.

 

Las emociones son información que tenemos que leer y entender para poder aplicar después una perspectiva constructiva y ver qué aprendizajes podemos extraer y cómo podemos generar un cambio a futuro.