in

Señales de que debes cambiar tu alimentación

Muchas de las veces cuando sentimos pequeñas molestias son debido a nuestro estado físico, e incluso mental, derivándose en buena medida nuestra alimentación.

Lo correcto siempre será acudir a un profesional de la salud, ya sea porque nos sentimos deprimidos o faltos de energía, hinchados o continuamente hambrientos.

Los alimentos dan al organismo herramientas para funcionar bien y si no son las adecuadas ocasionan problemas en determinados órganos, que pueden acabar afectando a los demás.

Solo bastará un cambio en nuestra dieta para ver los cambios. Y no te espantes por dejar tus antojos favoritos, simplemente es saber como comerlos, sin llegar al exceso.

 

 

El cuerpo te hará saber cuándo y por qué cambiar de alimentación, es preferible adelantarte para evitar enfermedades crónicas. Estos son algunas señales tempranas que manda tu cuerpo

Cansancio

Si sientes que tu fatiga es constante, es probable que te falten nutrientes o que no tengas una hidratación suficiente.

No olvides tomar 2 litros de agua diarios e incorporar verduras a tu comida.

Acné

Tiene mucho que ver con el estrés, hormonas y la dieta. Puede indicar una deficiencia de vitamina A.  La falta de este nutriente también puede derivar también en sequedad del cabello y uñas quebradizas. Come mas zanahorias y zumos de frutas de invierno.

Depresión

Según estudios realizados la depresión y otras enfermedades mentales si debe a falta de vitaminas, minerales y/o ácidos grasos Omega-3.

Falta de energía

Lo más probable es que te falte hierro. La principal función de este es aumentar los niveles de energía transportando oxígeno a través del cuerpo. Cuando no tienes el suficiente, el organismo no produce bastantes glóbulos rojos, que son los que llevan el oxígeno tan necesario para mantenerse enérgico todo el día.

Estreñimiento

El mal funcionamiento del intestino es un indicador de falta de fibra y de poca hidratación. La fibra regula el sistema digestivo porque al añadir volumen al bolo facilita el tránsito de los alimentos.

No tomes a la ligera este padecimiento ya que a la larga pueden traer problemas más serios.