El mejor lugar de motivación y liderazgo

¿Tienes un lenguaje perdedor?

Home/Liderazgo/¿Tienes un lenguaje perdedor?

En nuestra vida diaria, siempre nos justificamos sí algo no sale bien, y muchas veces el error no esta en ser perdedor, sino en lo que se dice antes o después…

¿Qué dices que no deberías decir? ¿Qué deberías decir que no dices? ¿Cómo impacta lo que se dice, en los resultados de cualquier proyecto?

 

Existen  algunas frases que sin duda afectan negativamente nuestro actuar diario, revisa está lista, y cualquiera que aparezca en tu vocabulario elimínala. Notarás que a la larga los pensamientos negativos desaparecen y lograrás el éxito. Es tiempo de eliminar el lenguaje perdedor

“No es justo”

Tal vez alguna vez tengas razón, pero recuerda la vida real no siempre es así, lo justo es muy relativo. Si esta frase sale de tu boca parecerás un niño que se queja, busca oportunidades  para mejorar la situación.

“No es mi culpa”

Nadie gana en el juego de las culpas, entiende que decir: “Yo no soy el culpable” no te exculpa, al contrario te señala más.

En vez de enfocarte en la culpa, enfócate en la solución del problema.

 

También te puede interesar: ¿Tienes un lenguaje perdedor?

“Eso no me toca a mí”

Es una mala justificación si pudiste ayudar, y no lo hiciste,  de hecho los administradores la detestan oír.

El salir de tu zona de confort es una oportunidad para ganar experiencia y crecimiento.

“Es que necesitaba”

Mejor no la digas si te refieres a lo que no te dieron, y a lo que creíste necesitar para cumplir. Tal vez incluso lo requieras para que las cosas funcionen y fluyan… pero ¿Realmente lo necesitas?

 “Lo intentaré”

Hacer o no hacer. Pero ¿Intentar hacerlo? Las personas suelen usar esta frase cuando buscan una salida que supone solo la intención.

Cuando pierdes o fallas, esta expresión según la programación neurolingüística minimiza el impacto de tu derrota.

 “Me da pena”

Pena es otra de esas palabras que te preparan para fallar. Asumir la responsabilidad es personal, puedes disculparte por haber fallado, y al aceptar que no fuiste capaz provoca simpatía.

Ahora ya lo sabes, ten cuidado con aquellas frases que utilizas.

PRIVACIDAD . Derechos reservados SUBIR . Contáctanos