in ,

Cómo encontrar tu pasión

Cuando somos pequeños, tenemos una gran pasión y solemos querer ser de todo: bailarines, astronautas, bomberos, etc., pero más tarde (nos suele ocurrir) estas ideas se van derrumbando por diversas razones; entonces nos quedamos sin saber qué hacer y por lo regular cumplimos la expectativas de los otros  y no las nuestras, ocasionando que perdamos nuestro propio sentido de la vida.

Así que, por si te sucedió lo anterior o conoces a alguien que le haya pasado, a continuación te explico cinco técnicas que te llevarán a descubrir cuál es tu pasión y con los años a vivir de ella.

Encuentra tu elemento

Todos tenemos un “elemento” en el que nos encontramos mejor, es decir, algo en lo que somos buenos y nos gusta hacer.

Si todavía no sabes qué es lo que te gusta o para qué eres bueno, puedes empezar respondiendo estas preguntas: ¿Te gusta trabajar solo o en grupo? ¿Prefieres las tareas físicas o las mentales? ¿Eres más analítico o te va mejor crear desde el caos?

El brainstorming

Esta técnica también es conocida como lluvia de ideas. Consiste en que cada miembro de un grupo aporta una idea a un problema, así al final, habrá muchas posibles soluciones al conflicto planteado.

En este caso puedes acercarte a tus familiares y preguntarles para qué creen ellos que eres bueno (a), al final tendrás muchas ideas y elegirás con la que te sientas cómodo (a).

También te puede interesar: Cómo cambiar mi vida para bien

El test negativo

El autor Alejandro Jodorowski planteó lo siguiente: “cuando no sepas qué hacer”, dice, “haz una lista de todo lo que no quieres hacer”. Haz una lista de lo que no te gustaría hacer y poco a poco se irán reduciendo tus opciones hasta llegar a tu verdadera pasión.

La amistad

Esta es la cuarta técnica: pregunta a tus amigos más cercanos sobre cuáles, según ellos, son tus talentos. Te puede servir para confirmar intuiciones o bien para partir de cero. No te creerás sus respuestas, pruébalo, ya verás.

Volver a ser un niño

Randy Pausch era un popular profesor estadounidense a quien diagnosticaron una enfermedad terminal. En sus últimos meses de vida daba varias conferencias y una de ellas fue “Alcanzar los sueños de la infancia”. En su discurso, Pausch nos recomendaba volver a la niñez para reconectar con nuestras pasiones más auténticas. Un niño –decía- no hace nada por obligación, hace lo que quiere sin importarle si la acción es conveniente o no. Y eso es justamente lo que debemos recuperar: nuestro deseo genuino.
Pregúntate ¿qué te gustaba hacer de niño (a)? y encontrarás una de las pistas más importantes.

Si aplicas estás cinco técnicas verás que más pronto de lo que crees, estarás viviendo de lo que amas.

Consejos para jóvenes emprendedores

Consejos para mantenernos motivados siempre